Caries Dental: Enfoque actual

Caries Dental: Enfoque actual

Reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2007) establecen que entre las enfermedades bucodentales más comunes se destaca la caries dental, afectando al 60%-90% de los escolares de todo el mundo.

Asimismo, se ha declarado que se estima que alrededor de cinco mil millones de personas en el planeta han sufrido de caries dental. Siendo la enfermedad más frecuente en varios países asiáticos y latinoamericanos, siendo más notorio en países subdesarrollados.

Además, múltiples estudios han corroborado que las lesiones de caries suelen ser más común en los molares posteriores.

Desde sus inicios y hasta el presente, la odontología ha centrado sus esfuerzos en combatir el principal mal que aqueja la salud bucal de la población, es decir, la caries dental. De allí se han desplegado una serie de mecanismos y procedimientos que buscan  mediar esta problemática.

Enfoque modernos, definen a la caries dental como una enfermedad “infecciosa, contagiosa y multifactorial”, en donde participan dos grandes procesos: la remineralización y la desmineralización de la estructura dental; las lesiones de caries se caracterizan por la destrucción causada por la acción de los ácidos provenientes de la síntesis de los carbohidratos (dieta) por parte de las bacterias que se encuentran en la placa dental.

La caries es una enfermedad multifactorial que consiste en la interrelación de múltiples factores que al coincidir generan el inicio de la lesión de caries, la cual se debe entender como la desmineralización localizada (perdida mineral) de los dientes. Esta desmineralización ocurre por la formación de productos ácidos por parte de los microorganismos bucales al sintetizar los carbohidratos provenientes de la dieta, específicamente la sacarosa.

La caries dental es un proceso gradual y progresivo donde intervienen una serie de agentes que producen una alteración o desequilibrio. Entre los múltiples factores se destacan los siguientes:

  • El tipo de la dieta (frecuencia, tipo de alimentos y bebidas, consistencia y textura de los alimentos, entre otros)
  • La higiene bucal (características de la técnica empleada y de los implementos utilizados)
  • Las particulares de cada ser humano, lo cual puede aumentar o disminuir la susceptibilidad a la caries
  • Los microorganismos bucales, donde la presencia de Streptococcus mutans representa un factor de riesgo.
  • Tiempo

En la actualidad, se asocia a la destrucción química producida por la caries dental a la ingesta de azúcares y ácidos contenidos en bebidas y alimentos. Sin embargo, “el consumo de azúcar en la dieta diaria es solo un factor más a considerar en la aparición y desarrollo de la caries dental”.

No obstante, la reducción de la ingesta de azúcares y una alimentación equilibrada puede incidir positivamente sobre el proceso de caries dental y la futura pérdida prematura de los dientes por este motivo.

De acuerdo a todo lo anterior, la caries dental se puede prevenir tratando de mantener de forma constante una alta concentración de fluoruro en la cavidad bucal, a través de la fluoración del agua potable, la sal, la leche, los enjuagues y la pasta dental, o bien mediante la aplicación de fluoruros tópicos por parte del odontólogo. De hecho, la exposición a largo plazo a niveles óptimos de fluoruros disminuye el número de caries en niños y adultos.

Además, una dieta balanceada, el fomento de adecuadas técnicas de higiene bucal (cepillado dental, hilo dental y enjuagues bucales), la visita periódica al odontólogo son las medidas actuales para prevenir y evitar el avance de las lesiones cariosas.

Autor: Dr. Alejandro Amaíz

Compartir


SOLICITAR INFORMACIÓN DE HOTEL






(*) Obligatorio

X